¡Alzamos las copas junto a ustedes, navegantes!

Celebremos un año más comprometidos con la narrativa

por Redacción Fundación La Balandra

Todo cierre de año invita a reflexionar y hacer racconto de los logros y desafíos afrontados, desde la Fundación La Balandra tenemos mucho para festejar con la comunidad navegante. Así como un adelanto de lo que se viene: doce meses de más aventuras literarias. 

Desde la Fundación La Balandra deseamos recordar que fue otro año lleno de emociones, debates, charlas en vivo, premios y aprendizajes a través de nuestros Talleres de Lectura y/o Escritura, Ciclo Debates, Clases magistrales, presentaciones de libros con los Ciclos Tinta Fresca y Sala Virtual Julio Cortázar, entrevistas por Instagram Lives, la entrega del 4º Concurso de Narrativa, en la categoría: “Cuento” y la publicación de nuestro Podcast Literario, exclusivo, en nuestro canal de YouTube; entre muchas de las propuestas que se dieron en el año. Un total de casi 70 encuentros organizados por la fundación y que la comunidad navegante pudo disfrutar.

Sin embargo, qué mejor que sus protagonistas nos cuenten, de primera mano, cómo fue este año de colaboración y trabajo, en conjunto, con la Fundación La Balandra. La invitación fue bajo las preguntas: ¿Qué significó para vos participar en la Fundación? ¿Cómo viviste la experiencia? ¿Y cuáles son tus deseos para la literatura en el 2024?

Compartimos en orden alfabético los saludos y buenos augurios de distintas autoras, autores, académicas, académicos y periodistas que pasaron por la Fundación La Balandra en este 2023: 

Palabras de José Maria Brindisi

No sé si le daría un significado. Sé que se trabaja muy bien, y que se nota no solo el entusiasmo de la gente sino también cierto sentido de pertenencia.

Nada distinto de lo que le puedo desear al país: que sobreviva.


Palabras de Hernán Carbonel

Para mí, Fundación La Balandra es un lugar de realización. Prestando un servicio a socias y socios, sí, pero sobre todo compartiendo lecturas, momentos cálidos, inteligentes, cargados de literatura y de un sentido de pertenencia.

Palabras de Matías Carnevale

En un año pésimo para la industria editorial y la cultura en general, son bienvenidas estas actividades. Un taller de lectura es una gran oportunidad para el encuentro, el intercambio de ideas y el disfrute estético. Agradezco a la Fundación y a quienes se sumaron. Espero que el 2024 nos encuentre organizando más talleres y descubriendo libros. 


Palabras de Martín Felipe Castagnet

Fue la primera vez que dicté una clase magistral y me sentí halagado porque es un espacio donde siempre escuchan con atención.

Ojalá que el libro no se transforme en un objeto de lujo, y que la imaginación vuelva a ser subversiva.


Palabras de Oliverio Coelho 

Respecto a la primera pregunta, fue una experiencia muy agradable, ante un público activo y curioso. A la vez el tema que me propuse fue un desafío, ya que no escribo crónica ni memorias. Digo un desafío porque me llevó a organizar lecturas dispersas y plantearme hipótesis para transmitir a los participantes y motivarlos a la hora de escribir.


Palabras de Gabriela Colombo

Soy voluntaria de la Fundación La Balandra hace varios años.

Coordiné talleres de cuentos, entrevisté a autores que admiro, como Marcelino Freire y Ariel Urquiza. Tuve el honor de haber sido prejurado de los tres últimos Concursos de Narrativa y también de participar de un Vivo en Instagram con la maravillosa autora argentina, Adriana Romano.

Leer nos ayuda a silenciar el bullicio que nos rodea, nos permite conocer nuevos mundos, ampliar nuestra imaginación. La lectura genera empatía, desarrolla la capacidad de ponernos en el lugar del otro, de comprender diferentes realidades.  

Para este nuevo año, deseo que podamos convivir en un entorno más amoroso y que mucha más gente pueda acceder a los beneficios de la literatura.

Respecto a la segunda, siento que en un contexto político económico tan adverso, mis deseos y augurios, más que con la narrativa, están con las distintas expresiones de resistencia y creación artística que en tiempos difíciles van a ser una alternativa de supervivencia.


Palabras de Horacio Convertini

La Fundación me invitó a participar, junto a Natalia Zito, en el ciclo El oficio de escribir. Fue una experiencia muy gratificante, porque no siempre uno puede compartir con otros, ya sean lectores o escritores, los desafíos que plantea un proyecto literario. El foco estuvo puesto en cómo cerrar una novela pero, como ocurre cuando nos entusiasmamos con algo, abrimos el campo de la charla y hubo un ida y vuelta muy bueno con los asistentes. La Fundación representa un espacio muy rico de debate, que ojalá siga activo mucho tiempo.

En 2024 publicaré novela nueva (“La exactitud del dolor”, un policial) y reedito una novela juvenil (“El misterio de los mutilados”), así que la ilusión es grande. El libro por salir siempre provoca cosquillas de ansiedad, no importa cuando leas esto.


Palabras de Tomás Downey

Dicté un seminario de dos encuentros y quiero agradecer especialmente a todos los que asistieron por el interés, el debate y la participación en general, y por compartir sus relatos y permitirnos analizarlos y tomarlos como ejemplos para contrastar con la teoría. Por parte de la fundación, la organización fue impecable en todo sentido. 

Por un 2024 con más libros, más voces y más lectores, lo que solo es posible con un estado presente que entienda que la cultura no es un negocio.


Palabras de Alejandro Duchini

Soy de los viejos lectores de Fundación La Balandra y, desde este año, de los nuevos autores. Algo que me gusta, y mucho, es que la Fundación La Balandra me permite contar el deporte más allá del resultado. Porque el deporte sirve también para contar al humano y sus circunstancias. Gracias, entonces, y buen año para todos y todas. 


Palabras de Silvia Itkin

Llegamos al cierre de 2023 y también del tercer año de trabajo en la Fundación La Balandra con el Taller Relatos de Vida. La actividad nunca ha sido igual, porque cada vez indagamos en la escritura íntima desde lugares diferentes, gracias a los procesos de cada uno, al enorme compromiso con los textos propios y de los demás, y a las lecturas que compartimos una vez por mes. Mi deseo para el próximo año es que sigamos abriendo esas puertas, con nuevas preguntas sobre la escritura y el amparo de los libros que guían la búsqueda.


Palabras de Walter Lezcano

Representó un gran momento de mi año ya que pudimos reunirnos alrededor de ideas sobre literatura (¿biblioteca o experiencia?) que siempre resulta estimulante y fructífero.

La literatura argentina en estos momentos está viviendo un gran momento. Se avecina una crisis mayor que la existente. Y se trata de una crisis que intenta implementar ideas fascistas: desprecio por el rol del Estado, desprecio por lo público y colectivo, desprecio por la igualdad de oportunidades y sumisión ante el mercado. Ojalá que en este contexto que se vislumbra se pueda seguir manteniendo el nivel, la búsqueda y la aventura.


Palabras de Julieta Mortati

Siempre es fructífero hablar con colegas de lo que hacemos porque uno aprende mucho en el intercambio. 

Para 2024 deseo que los costos de producción nos permitan sacar libros a precios accesibles, que desde el Estado se apoye a la cultura. Y fundamentalmente que no perdamos el refugio de la sensibilidad desde el que seguir pensando. 


Palabras de Andrés Neuman 

Una alegría y un placer que me acercó a personas de las que vivo geográficamente lejos, pero con quienes sentí que había muchísimo en común y una sensibilidad afín. Así que la Fundación La Balandra hizo honor a su precioso símbolo navegante.

Con emoción por la respuesta tanto intelectual como afectiva. Debo decir además que todo estuvo impecablemente organizado.

Que pueda seguir poniendo una lupa en las pequeñas cosas que nos dignifican y nos hacen pensar.


Palabras de Mariano Quirós

Para mí siempre es una alegría participar de los encuentros que propone la Fundación La Balandra, por el desafío que suponen, por la pasión con que sus organizadores asumen la narrativa, la poesía, la lectura… Una pasión conmovedora y contagiosa, que desborda nuestros intereses y provoca una intervención más amplia sobre la realidad, sobre quienes tenemos la ilusión de que esto que hacemos –leer, escribir, hablar de lo que leemos y escribimos– es un ejercicio compartido.    

Espero que tengamos el corazón abierto a que la literatura siga determinando nuestras vidas; que la literatura nos provea sensibilidad y compromiso.


Palabras de Adriana Romano

Acabo de buscar en el diccionario de la RAE el significado de balandra: embarcación pequeña y veloz, tipo cúter, de madera, con cubierta y de un solo palo. Entonces me siento a escribir mi saludo de fin de año para la Fundación La Balandra, también nave pequeña y veloz que navega con gracia el mar literario.

Una tarde de este invierno tuve el honor de ser entrevistada en un live de Instagram por la querida Gabriela Colombo y Lucía Parravicini. Fue una experiencia muy rica, por la inteligencia de las preguntas y la libertad de la charla que derivó en tantos temas que nos gustan. Un verdadero kairós. Quiero plasmar mi agradecimiento a las dos entrevistadoras y a la plataforma la Fundación La Balandra, tan vital y necesaria. ¡Gracias por el ágape y la oportunidad!

También van por aquí mis saludos a los colegas escritores, narradores, dramaturgos, poetas, a los que con la palabra amplían, denuncian, muestran e inventan mundos.


Palabras de Natalia Zito

Los encuentros de la Fundación La Balandra son una gran conversación entre amigos apasionados por la lectura y la escritura, con preguntas que siempre me dejan pensando. Este año me tocó hablar de cómo cerrar una novela y lo interesante fue cómo la conversación no solo abrió diferentes maneras de entrar y salir de una novela, sino cómo esa operación alcanza al autor y a la escritura que sigue.  

Mi deseo, mi horizonte, siempre, es mantener vivo el pensamiento crítico, que podamos compartir lecturas distintas, ponerlas en común, que la diferencia sea oportunidad de encuentro.

Agradecemos a todas y todos por su participación y lo hacemos extensivo por el apoyo continuo con su participación al Centro PEN Argentina, las editoriales Obloshka, La Parte Maldita y Corregidor; y, especialmente, a nuestras socias y socios que con su colaboración mensual ayudan y hacen posible el crecimiento de la narrativa al brindar espacios de formación, fomento y difusión de escritoras y escritores y sus obras. 

Si desean empezar a colaborar pueden conocer todas nuestras membresías haciendo clic acá. 

Y atenti, que aún están a tiempo de mandar sus manuscritos en la Edición Especial Concurso de Narrativa para socias, socios de la Fundación La Balandra y/o miembros del Registro de Escritores. 

Además, de todas las actividades que estamos pensando para el próximo año, estén atentas y atentos a las novedades por nuestras redes sociales y la sección Agenda, de nuestra página web, haciendo clic acá.

¡Buen 2024, navegantes! ¡A izar las velas por más aventuras literarias!

Abrir chat
Hola, ¿En que te puedo ayudar?
Hola 👋 soy colaboradora de Fundación La Balandra 😊 Mi nombre es Lorena. ¿En qué te puedo ayudar?