Vidriera de los nuevos

Fantástico: Los restos diurnos

Por Redacción Fundación La Balandra

De forma repentina e inexplicable, una parte de la población mundial se queda dormida mientras que otra se vuelve insomne, permanentemente. El Sueño convierte la vida en un pesadillesco presente continuo para quienes quedan despiertos y sirve como telón de fondo para contar cinco historias en distintos países. La de Audrey en Estados Unidos, a la que se le duerme su esposo y sus tres hijos, aunque es estadísticamente imposible que a alguien el Sueño le arrebate su
familia entera. La de Bárbara, en Ciudad de México, que se queda insomne junto a su novia, con la que descubre que necesita comer una segunda cena de madrugada y empiezan a cocinarla para otros insomnes. La de Emily, en Londres, que cambia las raves de música electrónica y MDMA por otras fiestas, en las que la gente se junta a verse dormir. La historia de Hiroshi, en Tokio, que ya no necesita dormir y por eso trabaja en la oficina veinte horas por día de corrido. Y la de
Sebastián, en Buenos Aires, que trabaja en una casa de sueño, una especie de geriátrico donde la gente manda a sus durmientes para que los cuiden, porque nadie sabe muy bien qué hacer con ellos. Las historias nunca se cruzan, pero se imitan y se espejan, porque todas cuentan las mismas pérdidas y las mismas maneras de sobrellevarlas. Y el sueño, el dormir, la vigilia, el soñar, el despertar, el insomnio, que en todas sus formas atraviesan la novela.


Agustín Zalazar nació en 1989 en Río Gallegos. Es abogado y desde hace quince años participa en talleres de literatura y escritura.
En 2023 publicó_ Los restos diurnos,_ su primera novela, por editorial Metrópolis.

Abrir chat
Hola, ¿En que te puedo ayudar?
Hola 👋 soy colaborador de Fundación La Balandra 😊 Mi nombre es Milton. ¿En qué te puedo ayudar?