Lecturas: Ultra Tumba

Como una película de zombis

Por Diego M. Herrera

Lecturas: UltraTumbaEs el festejo del día del niño en la Unidad Penitenciaria N° 73, la cárcel de mujeres conocida como La Chanchería.  Domingo de sol con baile, comida y familias ocupando el patio central de la cárcel, hasta hay un Sapo Pepe, para el deleite de los más chicos. Mientras tanto y escondidas de tanto festejo, la Turca Medina y la Oreiro terminan un romance imposible y peligroso: la primera es una agente penitenciaria y la segunda es una presa, compatriota de la famosa actriz. El día del niño vuela por el aire cuando la banda de la Peke comienza un motín para desplazar a la capanga del penal: la Ñeri Graciela. El enfrentamiento entre las dos bandas parece inevitable hasta que se hace presente una tercera en discordia: la hermana Irma, una presa brasileña, ciega y en silla de ruedas que lidera el pabellón evangelista. Cuando la exigencia de rendición incondicional de Irma es rechazada con burlas por la Ñeri Graciela y la Peke, una horda de zombis comandadas por la brasileña irrumpe en el patio provocando la desbandada de las familias y una masacre entre las reclusas. Con esta escena violenta y delirante empieza Ultra Tumba la última novela de Leonardo Oyola (Literatura Random House, 2020).

Luego del éxito de Kryptonita (Penguin Random House, 2011) y sobre todo de su adaptación a la pantalla grande primero y a la serie después como Nafta Super, el estilo de Oyola se tornó aún más cinematográfico. Las escenas están diseñadas en forma visual, la acción no deja respiro y los lectores podemos ver cada una de las locaciones donde avanza esta aventura de amores y desamores, venganzas y ambiciones varias hasta llegar al climax de una batalla final y ultraviolenta como en toda buena historia de zombis.

Oyola se transforma por momentos en un George Romero del conurbano, aquel director de cine que inauguró el género de zombis en 1968. Igual que Romero, Ultra Tumba utiliza a los zombis como metáfora de los que no tienen lugar en la sociedad de consumo, de los que no deberían verse. Los cuerpos que son resucitados por la hermana Irma son los de las presas que murieron en situaciones violentas y que están enterradas como NN en las fosas comunes de la cárcel. Como aquellas películas de zombis, el autor utiliza la sátira y la crítica social dejando lugar también para plantear como uno de los temas principales de la novela las diversas formas del amor: el amor erótico (entre mujeres y entre parejas heterosexuales) el amor entre familias y el amor entre estas amigas compañeras de prisión que se juegan el pellejo escapando de las terribles culisueltas al mando de la Peke y de las mortadela que comanda la hermana Irma.  La lealtad en todas sus formas es otro de los temas de la novela. La lealtad a los códigos del barrio, a los amigos, a los amores y sobre todo: a uno mismo. Y su contrapartida: la traición, que suele traer, en la obra de Leo Oyola, consecuencias siempre funestas.