Lecturas: Contramarcha

Memorias de una joven informal

Por Natalia Neo Poblet

Lecturas: ContramarchaLa colección Lector&s dirigida por Graciela Batticuore de la Editorial Ampersand consta de una docena de ensayos escritos por diversos autores y autoras, cada uno con su estilo. La propuesta es que cada escritor es invitado a bucear en los modos en que sus primeras lecturas aparecieron. Una cita más que interesante, que como lectores, nos permite sumergirnos en el mundo literario de cada uno de ellos.   

María Cristina Forero —periodista, ensayista y escritora— más conocida como María Moreno, publica en esta colección su nuevo libro Contramarcha. Palabra que ella define más como un cambio de dirección estratégico que una retirada. 

Moreno, apellido que toma de su marido, para su bautizo literario, y que siguió usando después de separarse a pesar de la crítica de algunas feministas, a las que les retrucaba que no tenía nada de emancipatorio volver a usar el apellido de su padre. También admiraba, de joven, al consagrado ideólogo Mariano Moreno y a Colette quien nombraba a su íntima amiga —Marguerite Moreno— como “la Moreno”.

En Contramarcha, la Moreno nos pasea por una bulliciosa Buenos Aires, con sus galerías sobre la Av. Santa Fe, sus librerías, el conventillo, los vecinos inmigrantes. También sus lazos afectivos con su abuela y su madre, sus maestras, el nocturno, su renuncia al título universitario, mientras suenan de fondo los radioteatros y las canciones de Gardel.   

El recorrido sigue sus primeras lecturas, desde los libros supervisados por su madre hasta la revelación de un mundo literario cuando un compañero del nocturno le regala Memorias de una joven formal y descubre a Simone de Beauvoir. De quien se hace fan, para más adelante sospechar de ella y, en un movimiento hegeliano, terminar retornando en su defensa, gracias a las desacertadas lecturas que ha hecho el “feminismo de la diferencia” al descontextualizar su obra. 

María Moreno nos entrega en este libro las memorias de una joven informal, cuyas contramarchas hicieron de ella una de las voces más perspicaces de nuestro tiempo.