Lecturas: Amo a mi mamá

Porque te quiero te aporreo

Por Lucía Parravicini

Lecturas: Amo a mi mamáSe sabe que esas dos tajadas que llamamos Occidente y Oriente no tuvieron el mismo peso económico, político ni cultural durante siglos. Desde estas latitudes es más fácil responder a una pregunta sobre un artista de hip-hop o pop de Estados Unidos que saber cuál es el grupo filipino tendencia en Spotify.

Sin embargo, Oriente, en este mundo de velocidades globales en la comunicación, pide pista. Sobre todo cuando se hace un repaso a grandes fenómenos del último tiempo: bandas de K-pop que enloquecen a millones de adolescentes y dan más de un dolor de cabeza a los asesores de campaña de Trump, los webtoon, la película Parasite de Bong Joon-ho arrasando en los premios Oscar de este año, el premio Palma de Oro de Cannes en 2018 obtenido por la película Un asunto de familia de Hirokazu Koreeda, el aumento de doramas en Netflix o del cine de autor asiático en plataformas como Mubi. Todo ello da prueba de una apertura fluida de Oriente hacia Occidente en la producción de música y material audiovisual. Pero a nivel literario, ¿qué novedades hay en el horizonte más allá de figuras ya consagradas como Haruki Murakami?

La editorial, agencia y librería Mil gotas es una grata sorpresa en este contexto actual que hace de puente entre Latinoamérica y China y viceversa. Su último lanzamiento fue la novela Amo a mi mamá de Chen Xiwo, traducido por primera vez al español.

Este autor chino de 67 años es oriundo de la ciudad Fuzhou y doctor en Literatura Comparada y Literatura Mundial de la Universidad Normal de Fujian, donde da clases actualmente.

Amo a mi mamá es una novela corta de ágil lectura, que viene acompañada desde su inicio por la polémica, al ser prohibida por el gobierno chino por considerarla obscena y pornográfica al tratar un gran tema tabú: el incesto entre una madre y su hijo. Sin embargo, quedarse solo en ese punto y no ir más allá sería un error. El libro nos cuestiona, o nos hace debatir, sobre hasta qué punto el cuerpo que se poseemos determina el éxito o fracaso de oportunidades en la escala social, qué se espera de una madre y si se puede en sociedad dar rienda suelta al deseo personal o gana la presión de lo homogéneo, entre otras cuestiones.

La novela se divide en tres partes. La primera abre con un jefe de policía a cargo de un extraño crimen a resolver que fue llevado a cabo con un látigo de cuero y que lo enfrentará a su propia moral. Pero no es un policial clásico, la pregunta no es quién lo hizo, sino el por qué.

El asesino se conoce desde las primeras páginas, es un discapacitado de treinta años con poliomielitis, el propietario de un cuerpo frágil que ni siquiera se puede sostener en pie, pero alguien también excesivamente inteligente, y la víctima, una madre joven y viuda asesinada a latigazos. Los vecinos desfilan por la comisaría con sus relatos sobre un vínculo complejo entre madre e hijo, rodeado de pobreza y ausencias en una China pujante y una violencia in crescendo, pero admitiendo que ninguno se involucró en ayudar o asistirlos.

La segunda parte es la más alta en tensión. El nivel narrativo es construido casi al cien por ciento a través de un diálogo entre el policía y el asesino (no sabemos sus nombres en ningún momento). En su desarrollo se conocerán los impulsos que llevaron al asesino a matar a su madre y cómo llegó hasta ahí.

La tercera parte es el cierre, o quizás un tercer acto, como se estila en el teatro. Ahí, Chen Xiwo nos presenta la confesión del protagonista, donde las descripciones sexuales y de violencia son mostradas como dos caras de la misma moneda y se describen de forma explícita. En ese recorrido se respira una influencia del género japonés ero-guro y tal vez no es una casualidad sabiendo que Xiwo vivió entre 1989 y 1994 en la isla del sol naciente.

Amo a mi mamá contiene una escritura provocadora y no para lectores muy sensibles, pero sí para curiosos y nuevos Marcos Polos de sillón. Ojalá que las novelas y cuentos previos de Chen Xiwo sean traducidos al español y cada vez sea más fácil acceder a una literatura novedosa para un ojo occidental.